Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

El Poder de la Mente

-???-


Cerebro femenino y cerebro masculino

Cerebro

La diferencia entre la mujer y el hombre es una realidad innegable. ¿Existe un cerebro femenino y cerebro masculino? ¿Se han comprobado estas diferencias?

¿Son las mujeres realmente más emocionales que los hombres? ¿Los hombres son mejores en matemáticas que las mujeres? ¿Con qué están relacionadas estas diferencias?


Cerebro femenino y cerebro masculino


Las diferencias fundamentales que separan los dos sexos.

Actualmente, la diferencia entre el hombre y la mujer es una realidad innegable. Sin embargo, no parece tan grande como se imaginaba hace unos años. Orientación en el espacio, competencias lingüísticas, rendimiento matemático, emotividad, etc. Existe una larga lista de las llamadas disparidades de género, erigidas por algunos como argumentos irrefutables contra la igualdad de género. ¿Se han comprobado estas diferencias? ¿Son las mujeres realmente más emocionales que los hombres? ¿Los hombres son mejores en matemáticas que las mujeres? ¿Con qué están relacionadas estas diferencias?

La importancia del cromosoma Y

Básicamente, ¿qué diferencia a un organismo masculino de un organismo femenino? Fue en 1959 cuando finalmente se introdujo un elemento en la respuesta a esta pregunta. Los investigadores descubren que, de los 46 cromosomas que contiene cada célula, dos de ellos están específicamente relacionados con el sexo del individuo. Estos son los famosos cromosomas X e Y. La idea es simple: los hombres tienen un cromosoma Y y un cromosoma X, mientras que las mujeres tienen dos cromosomas X. Es precisamente este cromosoma Y el que causa el determinismo sexual a través de un mecanismo todavía poco conocido. Durante las primeras etapas de la vida embrionaria (6 a 7 semanas), el feto está totalmente indiferenciado: no tiene testículos ni ovarios, sino gónadas simples. Posteriormente, bajo la acción de los genes que pertenecen a los cromosomas sexuales (en particular el gen SRY), estas gónadas se diferencian en genitales masculinos o femeninos. ¿Cuáles son las señales que permiten tal mecanismo? Las investigaciones utilizadas para encontrarlos todavía no han tenido éxito.

Diferencias fisiológicas y anatómicas.

Por supuesto, las diferencias entre hombres y mujeres no se detienen en la etapa molecular. Una vez diferenciado, el tracto genital producirá las hormonas características para cada sexo, aunque los hombres y las mujeres también produzcan hormonas del sexo opuesto en cantidades mucho menores. Por lo tanto, la mujer tiene una tasa más alta de estrógeno, mientras que el hombre tiene una tasa más alta de andrógenos (testosterona). Estas hormonas inducirán diferencias sexuales anatómicas desde el nacimiento, pero también, especialmente, en la pubertad: crecimiento del cabello, estructura ósea, desarrollo mamario, voz, musculatura, etc. Estas diferencias físicas son innegables, pero ¿qué pasa con el cerebro? ? Es mucho más difícil resaltar las diferencias dentro de este órgano en particular. Sin embargo, se han hecho muchos estudios. Ya en el siglo XIX, los investigadores intentaron demostrar la superioridad del cerebro masculino comparando el tamaño del cerebro de los cadáveres femeninos y masculinos. Paul Broca, un famoso anatomista, calculó una diferencia de 181 g entre el peso promedio del cerebro de los hombres (1.325 g) y el de las mujeres (1.144 g). Esta simple observación le permite validar una tesis comúnmente aceptada: "la pequeñez relativa del cerebro de una mujer depende tanto de su inferioridad física como de su inferioridad intelectual", dice al final de sus estudios. Desde entonces, la relación entre el tamaño del cerebro y la inteligencia obviamente ha sido desmentida. Ejemplos famosos se refieren a los cerebros de los dos escritores Anatole France y Yvan Tourgueniev. ¡El primero pesaba 1 kg mientras que el segundo pesaba alrededor de 2 kg!

Divergencias cerebrales

Hay muchas diferencias en los cerebros biológicos de hombres y mujeres, y son lógicas. Las hormonas sexuales (específicas del sexo) segregadas por los órganos reproductores, entran en el cerebro e influyen en la formación de circuitos neuronales. Dado que las hormonas son diferentes, se dice que el cerebro está "sexuado". Así, en las mujeres, las neuronas del hipotálamo (una estructura del sistema nervioso central) se activan periódicamente para desencadenar la ovulación, que no es el caso en los hombres. Por lo tanto, hay diferencias causadas por la impregnación hormonal. Por lo demás, parece que solo el entorno y el aprendizaje pueden cambiar la estructura de este cuerpo. "No hay diferencia anatómica entre los cerebros de los fetos, niñas y niños", avanza Catherine Vidal, Neurobióloga y directora de investigación del Instituto Pasteur. Los genes que hacen posible construir los hemisferios cerebrales, el cerebelo y el tronco del encéfalo son en realidad independientes de los cromosomas X e Y. Por lo tanto, el diagrama estructural es exactamente el mismo. "

¿Qué pasa con las supuestas predisposiciones de los hombres para entender las matemáticas? ¿Y las mujeres para dominar aún más las ciencias del lenguaje? ¿Son las diferencias de rendimiento cuestión de sexos?

¿Por qué los hombres son mejores en las asignaturas de ciencias? ¿Por qué las mujeres pueden hacer muchas cosas al mismo tiempo? Estas preguntas pueden hacerte sonreír, pero los medios de comunicación las hacen regularmente, perpetuando unos clichés obstinados en las memorias colectivas. Sin embargo, nos damos cuenta, al leer los estudios dedicados al tema, que están muy lejos de ser unánimes.

¿Un vínculo entre el sexo y las funciones cognitivas?

La mujer se presenta a menudo con más habilidades lingüísticas. Esta afirmación proviene de la conclusión de un estudio de 1995 que usó la técnica de RM (Resonancia Magnética). El experimento se basó en la comparación de la actividad cerebral de 19 mujeres y 19 hombres durante una prueba de lenguaje. Los resultados mostraron que todos los hombres usaban el hemisferio izquierdo, mientras que 11 mujeres usaban ambos hemisferios. Un hallazgo suficiente para construir conclusiones sobre el uso óptimo del cerebro femenino en este tipo de ejercicio. Intrigados, otros equipos de investigación querían ir más allá. En 2008 se publicó una revisión de este trabajo: según una treintena de estudios que comparan a cientos de hombres y mujeres, no existe una diferencia estadística en la distribución de las áreas lingüísticas. Un estudio nuevo, más reciente también concluyó esto.

Lo mismo puede decirse acerca de la capacidad de las mujeres para realizar múltiples tareas al mismo tiempo. Esta seductora teoría nació en 1982, cuando los anatomistas habían observado que el haz de fibras que conecta los dos hemisferios era más ancho en las mujeres. Cabe señalar que este estudio, cuyo alcance mediático no tuvo precedentes, involucró solo a 20 cerebros y, además, se conservó en formaldehído. Desde entonces, los métodos de medición han evolucionado considerablemente y muchos estudios han demostrado que esta conclusión fue en gran parte errónea.

Incluso con respecto a las habilidades de orientación, los estudios son muy contrastantes. Si bien está de moda creer que el hombre es muy superior en este campo, estudios recientes no creen esta tesis tan bien fundamentada. Una publicación7que data de 2000 y que abarca 12 temas ciertamente mostró que los hombres estaban mejor ubicados en un laberinto virtual rectangular. Sin embargo, tres años después, un equipo de investigadores había revertido esta conclusión, esta vez utilizando un laberinto circular. Finalmente, un estudio final sobre estrategias de orientación en el espacio real, abundó en esta dirección.

¿Por qué queremos creerlo?

Aunque son muy antiguos en su mayor parte, los pocos estudios que han encontrado un vínculo entre el sexo y las funciones cognitivas son los que más recordamos. ¿Por qué? Una de las primeras claves de esta anomalía reside en el hecho de que sus conclusiones están en línea con nuestra concepción cultural del mundo. ¿Las mujeres están desaparecidas en el campo de la aviación? No busques más por qué, un estudio mostró que no tenían el sentido de la orientación. Además, los estudios que muestran las diferencias de género son fácilmente publicables, a diferencia de los que no lo son. Los resultados negativos en los títulos de las publicaciones se ven mal y no siempre se consideran avances reales.

Si ponemos interés en esta comparación entre hombres y mujeres, nos damos cuenta de que hay mucho trabajo en la variabilidad de los cerebros entre individuos del mismo sexo. Estas diferencias son tan grandes que es imposible (e ilusorio) identificar características específicas de un cerebro masculino o femenino. ¿De dónde viene esta variabilidad fisiológica? ¿Es resultado de la variabilidad genética o... del medio ambiente?




Cerebro femenino y cerebro masculino


Plasticidad cerebral: el cerebro moldeado por el entorno.

Todos tenemos cerebros diferentes: el volumen, la forma y el modo de operación varían enormemente de una persona a otra. ¿Es esta variabilidad innata o adquirida? Esta pregunta siempre ha sido un enigma, pero hoy en día, los avances en neurobiología nos permiten responder al menos parcialmente. Cuando un recién nacido nace, su cerebro tiene casi 100 mil millones de neuronas. El número no aumentará más, pero la formación del cerebro está lejos de completarse hasta ahora: solo se forma el 10% de las conexiones entre las neuronas.

Estimulación ambiental

El resto de estos circuitos neuronales son el resultado de estimulaciones ambientales, tanto "internas" (efecto de hormonas, dieta, enfermedades contraídas) como "externas" (aprendizaje, interacciones sociales, entorno cultural, etc.). Son las nuevas técnicas de imágenes cerebrales las que nos han llevado a tal afirmación. Al observar los cerebros de los pianistas durante varios años, nos dimos cuenta de que el cerebro evolucionó de acuerdo con su práctica intensiva. Así, observamos en ellos un engrosamiento de regiones especializadas en la motricidad de los dedos así como en la audición y la visión. De manera similar, un estudio ha demostrado que las áreas de la corteza que controlan la representación del espacio están más desarrolladas en los taxistas, en proporción al número de años de experiencia de conducción. Estos estudios muestran cómo la experiencia modifica y estructura la función cerebral. Esto se llama plasticidad cerebral. Esta noción es fundamental porque muestra la importancia de lo adquirido en lo innato en las diferencias de desempeño y comportamiento entre los sexos.

¿Menos chicas buenas en matemáticas? La verdad

El ejemplo de la supuesta inferioridad de las mujeres en el sector científico es sorprendente. Todos hemos escuchado esta supuesta verdad para explicar la ausencia de mujeres en este entorno. El mismo presidente de la Universidad de Harvard transmitió esta teoría en 2005: "¡La baja representación de las mujeres en temas de ciencias se explica por su innata incapacidad para tener éxito en estas áreas! Entonces, ¿es algo innato o adquirido? En 1990, una encuesta estadística de 10 millones de estudiantes encontró que los niños superaban a las niñas en la resolución de un rompecabezas matemático. Por lo tanto, se concluye que las mujeres estaban genéticamente desfavorecidas en el éxito de esta materia escolar tan noble. Sin embargo, 18 años después, el mismo estudio no encontró diferencias entre niños y niñas. ¿Qué pasó? ¿El genoma de las niñas ha podido evolucionar en tan poco tiempo? Obviamente, no. El equipo de investigadores en 1990 probablemente sobreestimó la importancia de la genética y olvidó que los humanos son, ante todo, el producto de una historia cultural y social. Un estudio de 2008 ha logrado mostrar brillantemente la importancia de estos factores ambientales. Los investigadores en este trabajo encontraron que la diferencia en el rendimiento matemático entre los sexos estaba vinculada... ¡al índice de emancipación de las mujeres! Así, en Noruega y Suecia, donde el índice es el más alto, las brechas de rendimiento son las más bajas. Para Turquía, ¡es todo lo contrario! La brecha de rendimiento en matemáticas sería, por lo tanto, una función de la cultura igualitaria de los países.

¿Son las mujeres más emocionales que los hombres?

¿Es también otra estupidez la idea de la mayor sensibilidad de las mujeres? No es algo seguro. Un estudio de la Sociedad Alemana de Oftalmología (DOG, por sus siglas en inglés) encontró recientemente que las mujeres lloraban con más frecuencia y con menos moderación que sus homólogos masculinos. En promedio, esto sucedería de 30 a 64 veces al año para las mujeres, en lugar de 6 a 17 veces al año para los hombres. Y cuando lloran, es durante más tiempo. ¡Seis minutos contra solo tres en los hombres! Este estudio corrobora los numerosos estudios sobre el tema que también han demostrado que las mujeres eran menos resistentes al dolor y que describían experiencias emocionales más intensas que los hombres. De hecho, estos estudios no nos muestran que las mujeres sean más emocionales. Simplemente nos dicen que expresan más emociones que los hombres.

La máscara de la masculinidad.

El estudio mencionado anteriormente deja en claro que estas diferencias no aparecen hasta la adolescencia. Hasta los 13 años, en la pubertad, tanto las niñas como los niños lloran mucho. Los padres saben que los rostros de los niños y niñas son muy expresivos: no es en vano que siempre quieran fotografiarlos. Desde la adolescencia, los niños, que ciertamente tienen las mismas emociones que las niñas, aprenden muy rápidamente a no mostrarlas. Interiorizan imágenes de hombres estoicos e impasibles, copiados de los miembros de su familia (padre, tíos) o de personajes de ficción. Con el paso de los años, los niños siguen perfeccionando esta técnica de emociones ocultas. Según Eliot Lise, profesor titular de neurociencia, los niños de 11 años ya tienen un 20% menos de probabilidades de llorar que las niñas. A los dieciséis años, la cifra aumenta hasta el 40%.

¿Y la acción de las hormonas?

El entorno sociocultural tiene un gran impacto en el funcionamiento del cerebro, pero ciertamente no es el único. Los investigadores han comprendido esto, pero aún no han podido demostrarlo. Investigan para tratar de explicar por qué ambos sexos no tienen la misma resistencia a la depresión y la ansiedad. Las mujeres tienen aproximadamente el doble de probabilidades que los hombres de sufrir depresión y trastornos de ansiedad. Los mayores sospechosos son las hormonas, pero los datos están lejos de ser concluyentes por el momento. Se pueden observar efectos significativos en situaciones de trastornos fisiológicos, como el embarazo, la menopausia o durante ciertos tratamientos. Por otro lado, en condiciones fisiológicas normales, ningún estudio científico ha demostrado que exista una relación directa entre los niveles hormonales y las variaciones de nuestros estados mentales. Finalmente, los principales culpables de este fenómeno son ciertamente la autoestima y el problema de la imagen del cuerpo, dos factores relacionados con la sobrevaluación de la expresividad emocional de las niñas.

¿Y tú, qué opinas, hay otras formas de respetarse a si mismo? Puedes dejar tus comentarios mas abajo.




El Poder de Tu Mente

Leonardo Ferrari


Ni te imaginas lo que tu mente puede hacer por ti

Descargar Demo Libro en PDF



En la primera parte, aprenderás todo sobre el autocontrol.

La concentración mental, las técnicas de respiración para calmar la mente, la relajación y la meditación ya no tendrán secretos para ti.

Mediante unas técnicas probadas, con el poder de tu mente lograrás eliminar los problemas de sueño, dormirás mejor, y una vez dormido, a controlar y programar tus sueños.

Tendrás un buen conocimiento sobre programación neurolingüística que te permitirá modificar la conducta propia y la de los demás.

Además, conocerás a otra gran desconocida: la inteligencia emocional. Sólo con estos conocimientos es suficiente para seguir elevando tu mente durante toda tu vida.


En la segunda parte, conocerás y practicarás muchos aspectos de tu cerebro y de tu mente.

¿Sabías que no son lo mismo mente y cerebro? ¿Sabes cómo funciona el cerebro y sus efectos en tu mente?

También aprenderás a dibujar mapas mentales que te permitirán un mejor aprendizaje y más claridad mental.

Además, hay 15 técnicas probadas para desarrollar la creatividad.

Lograrás autohipnotizarte y conocerás las nociones básicas de la hipnosis.

Siguiendo esta línea, y con muchos ejemplos para practicar, sabrás cómo trabaja el inconsciente.

Hay dos capítulos más que previenen sobre la comunicación subliminal y la manipulación mental.

Por último, varias técnicas para mejorar tu memoria y acelerar tu capacidad de aprendizaje.


El libro es eminentemente práctico con ejemplos sencillos y claros para cada tema.

Sencillo, fácil y explicado con ejemplos

Lo lees y ya lo practicas

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


-???- | -???-